​Diez del dos mil dieciséis (un resumen musical)

¿Qué más podemos comentar sobre lo extraño y atípico que ha sido este 2016? Creo que poco, ya salieron a decir que el término del año es la “post-verdad“, y Spotify ha lanzado su campaña anual titulada “Thanks, 2016, it’s been weird.

Y, efectivamente, ha sido un año extraño pero también sumamente divertido, así que para cerrarlo, les presento por segundo año consecutivo mi lista de las canciones más importantes en mi vida.

Esta lista es caprichosa, arbitraria, y no se rige por lanzamientos en el año o modas. Lo único que cuenta es cuánto ha significado la canción para mi y qué tanto los he escuchado (gracias, Spotify, por esa lista de mis Top 2016).

Comenzamos…

1. Roxy Music – Mother of Pearl

Bryan Ferry siempre va a estar entre mis modelos a seguir para “envejecer con gracia”, como uno de los tops. OK, entiendo que el tío tiene una opinión rara con la legalización de la caza de zorros en UK y otras manifestaciones reaccionarias y ultra conservadoras, pero su talento, especialmente en el pico de la fama de Roxy Music, es innegable. “Mother of Pearl” (Stranded, 1973) inicia invitándote a la vida de manera intensa, con los dos primeros versos pintando las noches agitadas de alguien desordenado, que sin embargo al pasar el puente a la mitad del tema se vuelve reflexivo, y canaliza toda esa testosterona para mostrarse vulnerable y dedicarle la mayor parte del tema a esa “madreperla” a quien no cambiaría por nada.

2. Leonard Cohen – Dance Me to the End of Love

Resulta inevitable hablar de toda la gente importantísima para la cultura contemporánea mundial que nos dejó este año. Sharon Jones, Prince o David Bowie, por citar algunos, que se fueron para siempre. Por más cariño que le tenga al Thin White Duke, debo admitir que la que más me dolió fue la del poeta canadiense Leonard Cohen. Este tema, quizás uno de sus más optimistas, abre “Various Positions” (1984), con un sintetizador con un ritmo parecido al de un vals vienés, al que se superpone un coro de mujeres que dan preludio a la profunda voz del señor Cohen, que en una de sus líricas más dulces le pide a su pareja que le baile, o que lo haga bailar hasta después de la existencia, hasta que se acabe el amor. Canción perfecta para desenfundar el vinilo, abrir la botella de vino, y bailar a media luz con una mujer en tacos y vestido de cóctel.

3. Love of Lesbian – Allí donde solíamos gritar

En verdad conozco poco de los españoles Love of Lesbian, pero cada vez que los encuentro, descubro cosas más interesantes. Este es el tema de bandera de su entrega “1999 (o cómo generar incendios de nieve con una lupa enfocando a la luna)” (2009) y me pone tremendamente nostálgico. Lo curioso es que la historia que cuenta no es mi historia, nunca me ha pasado nada ni remotamente parecido (quiero creer que mi historia es más feliz, en líneas generales) y tampoco es que sea tan grave, es una historia de un leve desamor, quizás de adolescentes, que se acaba y se rememora pero nada más. Sin embargo, la combinación de la letra y la música me da los feels, como si en verdad esta fuese una canción importante en mi historia, a pesar que la realidad es que no lo es, para nada. Tal vez es signo de que tengo que dejar a alguien para poder dedicársela.

4. Coldplay – A Sky Full of Stars

Quienes me conocen se sorprenderán de encontrar a Coldplay, banda que he descrito como “blanda” muchas veces, en esta lista. Lo que no saben es que lo mío con Coldplay es un poco de amor/odio, todo bien con ellos en los primeros dos discos, luego me pierden con esperpentos melosos como “Fix You” pero en el mismo disco presentan grandes temas como “The Hardest Part” y así siguen hasta ahora, aunque en verdad hace varios años que ya no les ponía atención. Este año me reconcilié un poco con ellos, me compré el excelente “A Rush of Blood to the Head” en vinilo y puse esta canción, de su “Ghost Stories” del 2014, a todo volumen, en el auto y en los audífonos cuando caminaba o corría y en verdad que me ganó. “A Sky…” invita a que sueñes, a que pienses en a quién quisieras dedicársela mientras saltan en una playa y sonríen. Y ayer me hicieron recordar que quizás, solamente quizás, haya debido ir a ese concierto este año.

5. Flamin’ Groovies – Shake Some Action

Una de esas que vino como de refilón, como que fue inevitable que terminase en mi playlist. Primero me reencontré con la gran banda que es Cracker, una de las más curiosas e interesantes de la movida noventera, gracias en parte al uso de Low en “The Perks of Being a Wallflower” (tremendo soundtrack, por cierto), luego derivamos a su versión de esta misma canción en el soundtrack de Clueless, y al mismo tiempo Spotify me estaba incluyendo la original de los Flamin’ Groovies en mi “Descubrimiento Semanal”. Bueno, gracias a que todo esto conspiró en mi contra, este tema vino para quedarse a mi vida, por el punche de la guitarra, la cadencia del ritmo, y ese coro inolvidable…

6. Mark Ronson ft. Bruno Mars – Uptown Funk

Por esta voy a agradecer a los ridículamente carismáticos niños actores de “Stranger Things”, que entre chongos la bailaron en los Emmy y ya pues, uno no puede evitar que se le derrita un poquito el corazón. Es así como cayó en el playlist y, bueno, la verdad es que es mi canción del buen humor. Si la de Coldplay es para querer compartir, esta es para mí nada más, para salir a la calle y alucinar en tu cabeza que puedes ser Michael Jackson, ejem, perdón, Bruno Mars, por un ratito, y caminar con swing y con un coro detrás tuyo, y decirle a todo el mundo que tú eres la leche, y si no me crees, sólo mira…

7. The Wallflowers – One Headlight

Jakob Dylan y compañía volvieron a mi imaginario por la edición del 20 aniversario de “Bringing Down the Horse” (1996), que marca la primera vez que este gran disco (Three Marlenas, The Difference, Bleeders, 6th Avenue Heartache, etc.) es editado en vinilo, con todas estas grandes muestras del rock melódico mostrándose a plenitud recién ahora. En definitiva, “tiene que haber algo mejor que (estar) en el medio”, y los Wallflowers tuvieron la mala fortuna de caer en el medio de esa escena que se denominó como “alternativa” en su momento, pero cuando las miras con atención y con la perspectiva del tiempo encima, es obvio que son cortes clásicos de rock puro y directo. Vale, por la pura gana de cantarla a viva voz en el auto.

8. Buke & Gase – Houdini Crush

Si tengo que encontrar una palabra para describir lo que pienso de esta canción, sería “hipnótica”. Resulta que Arone Dyer y Aron Sanchez de Brooklyn tienen esta banda en la que experimentan no solo en la estructura de las composiciones sino en los mismos instrumentos, un “buke” es un ukelele modificado barítono y un “gase” es un híbrido de guitarra y bajo. Sea como sea, este tema va en el espíritu experimental con voz femenina al que me metí con todo el año pasado gracias a Stereolab y Electrelane, y reafirma mi creencia de que las cosas más interesantes en la música popular actual las están haciendo mujeres.

9. Chemical Brothers- Wide Open

Otros a los que les había perdido el rastro desde “Come With Us” o “Surrender”, los Bros. siempre sorprenden por sus colaboraciones pero en verdad no me habían impactado mucho. Entra este video, que en Enero de este año se convirtió en obsesión para mi por el detalle de su factura, y nos quedamos con un gran tema, con la suficiente dosis de melancolía, Beck en los vocales, “abriéndose” para que esta supuesta pareja que le ha perdido la atención lo mire de nuevo, aunque por el tono de la canción, parece ser ya demasiado tarde para cualquier cosa. Y, bueno, el video es de otro mundo.

10. Mitski – Your Best American Girl

El único otro tema lanzado este 2016 en esta lista es de Mitski, que con su “Puberty 2” se ganó mi corazón y quizás hasta mi título de “Cat Power” de este año (que explicaré en otra publicación pronto). Esta chica no solamente es incómodamente introvertida como yo sino que ha estudiado su música de los noventa, sus riffs de guitarra de rock del 96-99 y las cadencias de la guitarra rítmica que hacen acordar a periodos de Nada Surf o Semisonic. El video es simple pero muy emotivo, no hay mucha metáfora de por medio y es por eso que funciona. “Si pudiera, sería la cuchara chica…” es la frase que hace que quiera que me cante al oído.

Bonus track

11. Guns N’ Roses – Garden of Eden

Imposible cerrar la lista de este año sin mencionar a los felizmente reunidos Guns N’ Roses, que, obviamente, recuperaron vigencia y el status de ser una de las bandas de rock más importantes de la historia, una de las tantas a las que tuve el privilegio de ver en persona, rodeado de gente que quiero. Esta en especial no la tocaron en el concierto pero es de las que más me gusta por su punche punk y lo divertido del video.

Y para cerrar, el playlist en Spotify:

¡Feliz 2017!

Mis diez del 2015

Esta lista es totalmente arbitraria, personal y hasta cierto punto autobiográfica. Son las diez canciones que me han acompañado más significativamente este 2015. El criterio para escogerlas es de puro impacto personal, no todas han sido lanzadas este año, muchas son del 2014 pero siguieron en mis playlists, pues a veces así soy de camotudo.

En un principio quise que fueran solamente cinco, pero estaba siendo mezquino con tantas otras…

Así que vamos, sin ningún orden en particular:

1. Alvvays – Party Police


Estos canadienses sacaron su disco debut en el 2014. El año pasado me quedé con Marry Me Archie como la canción del año, y este 2015 le di muchas vueltas más al disco (que suena brillante en vinilo, por cierto) y me di con esta pequeña joya. La voz de Molly Rankin es expresiva con la melancolía de la letra, la languidez con la que da razones para que alguien no se vaya. Todo esto montado sobre una melodiosa propuesta de guitarras y baterías que se nota han estudiado al milímetro de muchas bandas de los años noventa o cierre de los ochenta, desde los riffs hasta los efectos. Pero esa minuciosidad con la que han estudiado a sus referencias no los vuelve dogmáticos, sino que les da espacio para una propuesta fresca e innovadora.

2. alt-J – Every Other Freckle

Sé que alt-J tiene tanto seguidores acérrimos como detractores recalcitrantes. Yo, en realidad, no les había prestado mucha atención hasta que me crucé con este par de maravillas de videos y me quedé completamente pegado con esta canción, del celebrado This Is All Yours del 2014. Es, quizás, una de las cosas más sexys que he escuchado este año, y en su aparente tranquilidad transmite sensaciones muy viscerales, de esas que te dicen que sabes que te gusta una canción pero no sabes exactamente por qué.

3. Electrelane – To The East

Este año ha sido en definitiva de redescubrimiento del rock femenino. Puedo decir con seguridad que son las bandas de chicas o las lideradas por chicas quienes están haciendo muchas de las cosas más interesantes que he oído últimamente. Y Electrelane, con su toque experimental, es una de las que más he escuchado este año. Este tema, de su último disco de estudio, No Shouts, No Calls, del 2007, es quizás su acercamiento más claro al mundo del pop, sin que ello signifique que dejan de lado un sonido distinto al del resto. Una lástima que las chicas ya no estén tocando juntas.

4. Miguel – Leaves

Miguel es quizás lo más atípico que van a encontrar en esta lista. Se le considera un artista de R&B sin embargo tiene un tono diferente, algo que para mí lo separa del resto. A mediados del año, la par con el gran debate sobre Stay With Me de Sam Smith y si la melodía era inspirada por I Won’t Back Down de Tom Petty, quien no aparecía en los créditos, Stereogum publica un artículo en el que se menciona que Miguel había decidido, antes que alguien siquiera le preguntara, mencionar en los créditos de esta canción a Billy Corgan y los Smashing Pumpkins. Así que decidí escucharla, y para mi sorpresa, lo que tiene de 1979 es en verdad mínimo e imperceptible (sean ustedes los jueces), pero la canción por sí sola, es tan buena, tan apasionada, que uno no puede evitar agradecer estas cosas fortuitas que te hacen descubrir joyas así.

5. John Grant – Disappointing

Esta es una entrada tardía, de diciembre de este año pero con un gran tema, que parece llegó para quedarse. Este se lo tengo que agradecer al Descubrimiento Semanal de Spotify. La primera vez que la oí pensé que era algún tipo de colaboración con Iggy Pop, tipo la de Discodeine con Jarvis Cocker pero no, me doy con la sorpresa que el barítono era el señor John Grant, de quien había escuchado muy poco pero que en poco tiempo se va convirtiendo en uno de mis favoritos. Añádanle a esto que en la segunda estrofa entra triunfante Tracey Thorn, de Everything But The Girl, y la cosa se pone aún más interesante, logrando un tema pegajoso, de líricas que apelan a gente un poco mayor, con aficiones quizás más rebuscadas. Esta va para el playlist de Death Disco que estoy armando.

6. The New Pornographers – Champions of Red Wine

Algo raro me pasa con los New Pornographers. A veces me encantan (como en Twin Cinema, From Blown Speakers y The Laws Have Changed), pero a veces simplemente no soporto el tonito ultra country de la voz de Neko Case. Aunque debo ser sincero, desde que descubrí a Dan Bejar (ver Destroyer líneas abajo) y supe que su involucramiento en esta banda es lo que ha hecho cosas preciosas como un cover de su propia Hey Snow White, pues les estoy poniendo más atención. Y con este tema, de fines del año pasado, y con tremendo video, se quedaron a decirnos que Neko no es tu canción de amor vuelta mala, pero que somos campeones en el vino tinto.

7. Destroyer – Suicide Demo for Kara Walker

Hablando de Dan Bejar, es quizás el músico que más me ha impresionado este año. Su estética rememora a grandes de los setenta, desde Bob Dylan hasta quizás Cat Stevens, pasando por Harry Nilsson y Nick Drake. Su trabajo instrumental me recuerda soundtracks de películas de esa época también, así como su trabajo lírico. Y sí, quizás debería estar hablando de alguno de los temas del genial Poison Season, que salió este 2015, pero me quedo con este tema, de su disco anterior, Kaputt, que salió en el 2011 y que también es una tremenda joya. Es fácil de escuchar sin dejar de ser rico y complejo en las capas. Un gran músico, que seguramente también me hará más fácil esto de envejecer con lo poco que queda de gracia.

8. The Decemberists – Make You Better

Todos tildan a Colin Meloy de posero y hipster, y quizás es cierto, pero su sensibilidad pop es una de las más interesantes. What a Terrible World, What a Wonderful World, que vio la luz este 2015, es un esperado retorno a forma de unos Decemberists que mientras más grandes se iban haciendo, menos propuestas interesantes tenían. Esta canción es merecidamente sufrida, líricamente preciosa y musicalmente redonda. Y obviamente un video con Nick Offerman siempre va a ser interesante para ver.

9. Alabama Shakes – The Greatest

Gran, gran disco, el segundo esfuerzo de los Alabama Shakes. Si Boys & Girls, el primero, en el 2012, fue impresionante, Sound & Color, en el 2015, es más sólido, con una Brittany Howard que explora más el potencial de su voz y la banda que lleva la distorsión melódica a otra dimensión. Esta canción en especial, aunque Don’t Wanna Fight y Sound & Color llevan en la composición lo que me parece la mayor esperanza de la música soul moderna. Y, joder, qué presencia la de la Howard. Quizás el disco más completo del 2015, y precioso en vinilo transparente.

10. Él Mató A Un Policía Motorizado – Más o Menos Bien

De estos argentinos me prendí el año pasado en algún momento, y me quedé preguntándome por qué demonios no les había puesto atención antes. La Dinastía Scorpio es del 2012 pero este año tanto esta como Chica de Oro han estado en constante rotación en mi Spotify. Tanto así que me compré el vinilo en edición especial de este año, y para cierre, este gran tema se incluye el soundtrack de Como en el Cine (2015), película peruana de pocas ambiciones y gran factura, obviamente por los tonos autobiográficos que, para comunicadores como yo, tocaron en el nervio. Grandes, los argentinos, y ahora vamos viendo cómo podemos hacer para conseguir la edición en cassette (!!!) de su nuevo EP, Violencia.

BONUS TRACK:

Beverly – Honey Do

Dignas herederas de Breeders o Veruca Salt, como un buen amigo me hizo notar, estas chicas le dan al surf rock con melodías prolijas y vocales de ensueño, como si te susurraran al oído para que les cuentes todos tus sueños. Su primer disco, Careers, salió en el 2014 pero ya se vocea el segundo para el 2016, producido nada menos que por Kip Berman, famoso por su banda The Pains of Being Pure at Heart. Nosotros esperamos con ansias.

Acá un playlist en Spotify:

 

Espero lo disfruten. Se aceptan preguntas, comentarios, sugerencias y chistes.

¡Feliz 2016!

Pavement – Spit On A Stranger

Probably one of my favourite songs, plus the video has some London shots. How could you not like it?

Lyrics:
However you feel,
whatever it takes,
whenever it’s real,
whatever awaits,
whatever you need,
however so slight,
whenever it’s real,
whenever it’s right.

I’ve been thinking long and hard about the things you said to me,
like a bitter stranger,
and now I see the long, the short, the middle and what’s in between,
I could spit on a stranger,
(pull me out)
you’re a bitter stranger.
(pull me out)

Whatever you feel,
whatever it takes,
whenever it’s real,
whatever awaits me,
whatever you need,
however so slight,
Wherever it leads,
whenever it’s right

Honey I’m a prize and you’re a catch
and we’re a perfect match,
like two bitter strangers,
and now I see the long,
the short of it and I can make it last,
I could spit on a stranger,
(pull me out)
you’re a bitter stranger,
(pull me out)
I could spit on a stranger,
(pull me out)
you’re a bitter stranger.
(pull me out)
I could spit on a stranger,
(pull me out)
you’re a bitter stranger.

I see the sunshine in your eyes,
I’ll try the things you’ll never try,
I’ll be the one that leaves
you high…high…high

Ubi-Camera ??? Take Photos With Your Hands via @thefancy

Ubi-Camera - Take Photos With Your Hands

The Ubi-Camera takes photos composed by framing them with your hands. This prototype miniature camera is being developed by a research group at the Institute of Advanced Media Arts and Sciences.

???When you draw a picture or take a photo, you sometimes form a rectangle with your hands to decide the composition. With this camera, you can take a photo using the exact same motion. You attach this device to your index finger, and form a rectangle with your finger like this. You take the photo by using the rectangle as the viewfinder, like this. When you push hard with your thumb, the shutter is pressed.???

The camera contains a range sensor, and the framing is determined by the distance between the camera and the photographers face. With the current system, which is still in development, the lens has a fixed focal length, and zooming is done digitally on a PC.

???When you take a photo with your face close to the camera, you get a wide-angle shot like this, and if you move it further away, you can take a close up shot.???

With this method of photography, viewfinders and displays are unnecessary. So even with a miniature camera, you can take photos intuitively, while looking at the actual scene.

???Here, the camera has a wired connection to a PC, but we???d like to make a stand-alone camera that can be freely used outside. Also, the range sensor currently uses infrared, so it sometimes doesn???t detect your face properly, or it can be affected by light from the surroundings. So we???d like to use the camera to measure the distance as well, through face recognition. That would enable the system to be used more precisely.???

Nice.